top of page

Antropoceno: la era del hombre

Escrito por: José Nicolás García Oros


Fotografía de: Nicolás García Oros


A lo largo de mi corta vida he llegado a diversas conclusiones que me parecen universales, una de ellas es que la natilla siempre será mejor con azúcar morena y que la curiosidad realmente mató al gato o en este caso a estos gatos. El humano es de los animales más curiosos de la Tierra, se dice a ciencia cierta que en un inicio cuando uno de nosotros decidió bajarse de los árboles, tuvimos que adaptarnos a un nuevo mundo que nos abría sus puertas.

 

Poco a poco nos abrimos paso por la sabana y con una curiosidad innata, fuimos cubriendo todos los paisajes de este hermoso y cambiante mundo. El mundo fue inclemente con nosotros, pero no es para menos, nosotros estábamos en paisajes a los cuales no pertenecíamos naturalmente. Viendo la situación compleja, nuestros ancestros, llenos de creatividad e ingenio decidieron que debían domesticar el paisaje, si no el paisaje mismo los iba a extinguir. He aquí el momento clave para entender nuestro tema en cuestión, el Antropoceno o la Era Geológica Humana.

 

Dentro del core de nuestra humanidad está nuestro carácter transformativo. La palabra Antropoceno según la UNESCO fue creado por el biólogo estadounidense Eugene F. Stoermer, el cual se usa para (…) “designar la época en la que las actividades del hombre empezaron a provocar cambios biológicos y geofísicos a escala mundial.” (UNESCO s.f.) o, en otras palabras, el momento en que nuestra curiosidad comenzó a tener un impacto en el paisaje.

 

Muchos de ustedes en este momento de la vida, tendrán opiniones encontradas al respecto, muchos dirán que es algo bueno o que es algo malo. Pero en lo que todos podemos estar de acuerdo es que -somos así- la naturaleza humana es la de transformar y la de generar siempre mayores comodidades para sobrevivir a los duros inviernos. Sin embargo, no sabíamos que unos inviernos calientitos, podrían traernos terribles consecuencias a futuro.

 

El Calentamiento global, otra realidad de la cual nos gusta discutir, está mostrando sus consecuencias. Nunca nadie imaginó que unos inviernos calientitos podrían conllevar a todas las consecuencias que estamos afrontando actualmente, y aun así muchos preferimos darle la espalda al tema. Entonces ¿Qué debemos hacer? Yo soy de las personas que creen que la respuesta ya está en nuestras manos.

 

Somos creativos, creadores y ya hemos demostrado que el mundo nos queda pequeño y que la naturaleza nos golpea, pero no nos domina. Nuestro espíritu creativo es la clave, evidentemente, somos quienes pueden regenerar el mundo y esto no es son solo palabras de inspiración. Muchos de nosotros ya se pusieron las manos a la obra. A lo largo de esta colección de columnas exploraremos esos casos de éxito, esos ejemplos que muestran que nuestra curiosidad es nuestra bandera y lo que nos guiará a un futuro próspero.

115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page