top of page

Bita, corredor para la vida y la conservación de la Danta


El corredor biológico en la cuenca del río Bita es un ejemplo de conservación internacional,

así como un proyecto que impulsa la conciencia ambiental de quienes habitan el bello

territorio llanero colombiano.


Damaris Paola Rozo López

La danta, poderoso mamífero terrestre que aprovecha las noches y los crepúsculos para

recorrer sus territorios, es una especie con alto riesgo de extinguirse en el mundo, de

acuerdo a la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN).


La danta o tapir de tierras bajas mide de 1,7 a 2,5 metros de largo y pesa hasta 270 kilos

(kg). Según el estudio de Corporinoquia y la Fundación Orinoquia Biodiversa (2015), el

tapir presenta una cola de 5 a 10 centímetros de largo; su cuerpo varía entre grisáceo y

pardo oscuro; las orejas son pardas con las puntas blancas. Se caracteriza por la presencia

de una trompa prensil en el labio superior y la presencia de una cresta sagital pronunciada.


Estos mamíferos suelen estar cerca de los cuerpos de agua para protegerse de los

depredadores y para cortejar. Asimismo, allí descansan, duermen y defecan. Esta especie

es solitaria, por lo que solo se encuentran en pares cuando las hembras están cuidando a sus

crías.


Normalmente se desplazan en los bosques y descansan en pantanos o vegetación. Su dieta

está compuesta de frutos y ocasionalmente consumen insectos, organismos acuáticos y

aprovechan las aglomeraciones de sal y minerales (saladeros) para alcanzar sus

requerimientos nutricionales (Padilla y Dowler, 1994; Burnham y Anderson, 2002; Arias-

Alzate, 2008; Chalukian et al, 2013).


En Colombia son pocos los estudios publicados sobre el Tapirus terrestris, ya que los

esfuerzos se han centrado principalmente en el conocimiento y descripción de la danta

endémica colombiana (Tapirus terrestris colombianus) que se encuentra restringida en los

ecosistemas del Caribe Colombiano y al estudio de Tapirus terrestris terrestris en la

Amazonía.


Sin embargo, la danta de tierras bajas (Tapirus terrestris terrestris) también se encuentra

en la Orinoquia colombiana. Para el caso particular de los llanos orientales, la especie se ha

registrado en los departamentos de Meta, Guaviare y Vichada, pero en su mayoría estos

registros son informales y no cuentan con un soporte científico (Alviz, y Pérez, 2015).


El tapir es fundamental para los ecosistemas en los que habita, ya que es uno de los

dispersores de semillas más importantes de los bosques tropicales. De igual manera ayudan

a moldear, a partir del consumo de material vegetal, la dinámica subterránea de los

bosques, lo que a su vez, contribuye a la regeneración del sotobosque (vegetación formada

por matas y arbustos que crece bajo los árboles de un bosque o monte) y el dosel (la capa

superior de las hojas).


Se estima que en toda la cuenca del río Bita, habitan alrededor de 600 o 700 individuos de

danta (Tapirus terrestris). Por ello, la iniciativa Bita como corredor de la conservación es

una oportunidad para que estos mamíferos no se extingan.


Con 228.000 hectáreas, este corredor se convierte en ejemplo de conservación. El corredor

que conecta la cuenca alta y media del río Bita fue impulsado por los propietarios locales

del grupo Witzara, por los ejecutores del Acuerdo para la Conservación de Bosques

Tropicales (TFCA), la Fundación Omacha, Ecolmod, Resnatur, Fundación Orinoquía, el

Grupo de Especialistas de Tapires de la IUCN y Project Design Developers – Folgers Inc.


Según Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha, esta iniciativa es una

oportunidad para muchas especies como las dantas, los felinos, los delfines, las nutrias, las

tortugas y algunos peces. Este lugar destinado para la protección fue oficialmente

presentado al mundo el 30 de julio de 2019, lo que ha dado lugar al reconocimiento de la

Región Orinoquia como un territorio de conservación de la vida y la naturaleza a nivel

mundial.


Fue así , que la declaración de la cuenca del río Bita como corredor biológico para la

conservación es una de las apuestas a favor de la vida en las que los habitantes,

organizaciones y entidades públicas y privadas de la Región Orinoquia estuvieron activos.

Este proceso no solo representa la salvaguarda de especies como el tapir o danta de la

Orinoquia y la Amazonia, sino que también significa un cambio en la manera en que los

habitantes de la región se relacionan con la naturaleza, su fauna y su flora.


Además, potencia nuevas relaciones entre los habitantes de la región y los paisajes

naturales llaneros, pues genera una conciencia ambiental e impulsa ideas de conservación y

protección en niños, niñas, jóvenes y adultos.


Referencias


Arias-Alzate, A. (2008). Aportes a la Historia Natural de la Danta Colombiana (Tapirus

terrestris colombianus) Compilados en el Norte de los Andes Centrales

Colombianos. Tapir Conservation, 17 (2): 14-24.


Arias-Alzate, A., Palacio-Vieira, J.A. y Muñoz-Durán, J. (2009). Nuevos registros de

distribución y oferta de hábitat de la danta colombiana (Tapirus terrestris

colombianus) en las tierras bajas del norte de la cordillera central (Colombia).

Mastozoología Neotropical.


Alviz, A. y Pérez. A. K. (2015). Plan para la conservación de la danta de tierras bajas

(Tapirus terrestris) en los departamentos de Casanare, Arauca y Vichada.

Corporinoquia – Fundación Orinoquia Biodiversa. Recuperado de:


Burnham, K.P. & Anderson, D.R. (2002). Model selection and multimodel inference: a

practical information-theoretic approach. Springer-Verlag, Segunda Edición.

Estados Unidos, New York. Págs. 515.


Chalukian, S.C., de Bustos, M.S. y Lizárraga, R.L. (2013). Diet of lowland tapir (Tapirus

terrestris) in El Rey National Park, Salta, Argentina. Integrative Zoology, 8: 48–56.

El Espectador. (30 jul. 2019). Crean corredor biológico para proteger la danta y el jaguar


El Tiempo. (30 de julio 2019). Se crea un gran corredor biológico para la danta, el puma


El Nuevo Siglo. (30 de julio 2019). Orinoquía trabaja para conservar la danta, el puma y

el jaguar. Recuperado de: https://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/07-2019-

orinoquia-trabaja-para-conservar-la-danta-el-puma-y-el-jaguar


García, M.J., Medici, E.P., Naranjo, E.J., Novarino, W. y Leonardo, R.S. (2012).

Distribution, habitat and adaptability of the genus Tapirus. Integrative Zoology, 7:

346– 355.


Minambiente. (2019). Se crea gran corredor biológico para la conservación de la danta, el

puma y el jaguar en la Orinoquía Colombiana. Recuperado de:


Padilla, M. y Dowler, R.C. (1994). Tapirus terrestris. Mammalian Species, 481: 1-8.

Parques Nacionales Naturales de Colombia. (2013). Serie de boletines para la

descripción de Valores Objeto de Conservación (VOC): Elementos clave para el


Damaris Paola Rozo López

monitoreo del parque El Tuparro. Dirección Territorial Orinoquia. Recuperado de:


77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page