top of page

La gente de bien y el vándalo

Columna de opinión: Luis Francisco Torres


Las fechas tienen para mí una magia arraigada a su función social: la conmemoración de aniversarios en que se recuerdan eventos del pasado. Es por eso que fechas como el 21 y 22 de noviembre*, el 19 de octubre* o ahora el 28 de abril*, solo por mencionar algunas fechas, pasan a marcar la memoria de la gente.


Ahora bien, después de una pandemia, el inconformismo crece a raíz del aumento en la pobreza, los asesinatos de líderes sociales, un incremento de la deuda externa en la cual el dinero pasa a manos de los banqueros, una falta de confianza en la Fiscalía, Defensoría del Pueblo y la Procuraduría. Son interminables los motivos por los cuales las personas salen a las calles que, entre arengas, baile, música, circo y otras expresiones artísticas, se manifiestan.


El lado de las calles


En los andenes se vive una realidad que es inimaginable para aquellas personas que ven a los protestantes como un grupo de vándalos. Familias con sus mascotas y grupos de amigos que al son que les pongan danzan, producen una euforia colectiva que promueve el cambio social, la empatía, la solidaridad. Son espacios en los que se construye comunidad, donde la gente se reúne y se mira a los ojos; donde la gente se dice verdades, comparte sufrimiento y felicidad.


La mayoría de las veces las manifestaciones transcurren de manera tranquila hasta que el Escuadrón Móvil Antidisturbios del día dispara gases lacrimógenos vencidos y estalla aturdidoras logrando que las personas se dispersen, cual barajuste. En otras ocasiones he visto el aguante del ESMAD, que durante todo el día se quedan ahí parados, soportando ese láser verde tan característico*, que durante todo el día les penetra en los ojos. Luego, comenzando la noche, empiezan a caer las piedras que son el gatillo de las manifestaciones no pacíficas. No sobra aclarar que los del ESMAD no lanzan piedras.


El lado de las casas


Mientras tanto los viejos que llevan trabajando toda la vida, que tienen como rutina prender la televisión para ver Caracol y RCN y que leen Semana, no hacen más que quejarse de los vándalos, los desmanes y cómo solo “roban locales y aprovechan para romper el Transmilenio”.


Ellos, muy preocupados por la economía, temen sobre lo que piensen “empresas en Irlanda”* sobre un pinche índice financiero que reclama el grado de riesgo de un país. De hecho, sí es importante. De este índice depende la inversión externa en nuestro país, es decir, la plata que


 

1 Marchas del 21 y 22 de noviembre del 2019.

2 Marcha indígena del 19 de octubre del 2020.

3 Paro nacional del 28 de abril del 2021.

4 Durante las marchas es común ver a personas apuntando con lasers a los ojos de los policías y miembros del ESMAD

5 Esta empresa en Irlanda puede ser reemplazada por cualquier multinacional extranjera

6 Hablo de índices de riesgo tipo: Moody's, Standard & Poor's o Fitch-IBCA

 

nos dan aquellas personas ricas para generar proyectos productivos, así no sean sostenibles para el medio ambiente.. Con esta lectura en el extranjero, que a veces poco y nada le importa lo que nos pase, pueden moverse empresas enteras, que generen más de 200 empleos. Ojo con que se nos vaya la mano con el paro.


La compleja situación de los medios de comunicación


Por eso, es muy importante que más allá del “Paro Nacional” nos pongamos de acuerdo para generar agendas que sí cumplan con las necesidades que tenemos y hacerles seguimiento constantemente. Aquí radica la importancia de los medios de comunicación.


Ya que hay múltiples perspectivas sobre lo que sucede, es necesario ver qué estamos leyendo, en dónde, quiénes son los dueños y qué intereses tienen. En definitiva, es no comer entero y estar enterado de lo que pasa para poder hacer parte de los organismos democráticos con los que debemos participar. Una vez tengamos claro que los medios de comunicación tienen sus propios intereses, podemos tener una visión más clara del tipo de información que nos está llegando y el objetivo que cumple. Como en cualquier situación de la vida, hay que diversificar el riesgo poniendo los huevos en diferentes canastas, nunca todos en la misma. Esto principalmente porque nadie se va a echar a sí mismo al agua.


Lo que viene


Luego de tener varias fuentes de información confiables tenemos que trabajar en varios puntos para transformar el país. En primera instancia debemos transformar el Senado y la Cámara de Representantes. Es increíble lo fácil que es comprar votos y poner personas en donde uno quiere. Para eso existe una alternativa muy interesante: volver el voto obligatorio y poner una multa para aquellas personas que no lo hagan.


De esta manera, la gente se verá obligada a votar lo cual tiene el efecto de hacer más costosa la corrupción y disminuir la problemática al aumentar la cuota en votos que se necesita para representarnos. Además, hagamos obligatorio que en la Cámara de Representantes deba ser elegido una persona que provenga del departamento que representa, es decir, que sera oriunda del lugar. De esta forma, se lograría que las necesidades reales de cada lugar sean puntos prioritarios, o al menos que tengan mucha más voz.


Finalmente, pienso que es necesario una reforma tributaria porque se debe mucha plata y por esto hay que aumentar el recaudo para mejorar la situación económica post-pandemia. Eso sí, una reforma en la que se hagan las cosas de mejor manera, que el recaudo sea menos fuerte en las clases medias. Por ejemplo, por hablar de una forma de recaudar fondos, un tema que ronda hace rato es el impuesto a las bebidas azucaradas, con ellas sí se podría empezar. ¿O qué tal reducir un poco el salario de los congresistas? Yo diría que 10 millones menos no les va a causar ningún daño. En fin, que cada quien ponga sus propuestas en los comentarios, a ver si unimos las ideas que tengan.


49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page