top of page

LOS OJOS EN LA ORINOQUIA

Carlos Montenegro, director del Centro de Estudios de la

Orinoquia (CEO) de la Universidad de los Andes, nos comenta

sobre los potenciales y desafíos de la Orinoquia. La agricultura

sin deforestación parece ser una de las grandes oportunidades

de la región.


Para empezar, una pregunta cliché ¿por qué deberíamos

poner la mirada en la Orinoquia?


La Orinoquia es la región del país que tiene unas características

particulares. Es una región que tiene un potencial agrícola

grandísimo y unos recursos hídricos enormes. Es una región

donde se puede hacer agricultura sin necesidad de deforestar.

Si uno mira en Google Earth y se enfoca en Brasil, allí se ve

cómo han deforestado, cómo están tumbando selvas para

crear sabanas y para hacer agricultura. Ahora, si uno observa

la Orinoquia, se da cuenta que aquí están ya las sabanas que

no se están utilizando. En un mundo donde las demandas

alimentarias son enormes, existe una presión por generar

desarrollo en territorios como la Orinoquia. Por ello, debemos

enfocarnos en la región porque brinda una respuesta a esta

creciente demanda mundial.


Aparte de la agricultura, ¿qué otras oportunidades hay en

la Orinoquia?


La agricultura es lo que a uno primero se le viene en mente.

Pero, la Orinoquia tiene varias cosas importantes. Una de ellas

es el tema de turismo, el potencial turístico de la Orinoquia

es enorme. Creo que si nosotros usáramos la región como

deberíamos usarla sería un gran destino turístico, porque la

Orinoquia es un lugar donde se ven cosas raras. Porque ver

un mico en un árbol, sabanas llenas de agua y tantos animales

no es algo que se ve todos los días. Este exotismo –creo- es

un factor que sería muy importante que la gente pudiera

aprovecharlo. La Orinoquia tiene mucho que ofrecerle al país.


Considerando el otro lado de la moneda, ¿cuáles serían los

retos de la Orinoquia?


Hay varios retos que hay que mencionar. El primero es el reto

ambiental. La región cuenta con un ciclo hídrico muy especial,

ya que tiene estaciones: la estación de lluvia y la estación de

sequía. La estación de lluvias dura ocho meses y la estación seca

cuatro. Todos los ecosistemas en la región se han adaptado

a estos cambios. Pero, un desafío muy importante es hacer

agricultura respetando, entendiendo y conviviendo con esa

estacionalidad. La agricultura -o como se piensa- lo que quiere

hacer es romper con ella: en las épocas de lluvias drenar el

territorio para poder hacer agricultura y en la época de verano

introducir agua. Eso es romper esa estacionalidad. El reto es no

hacerlo, buscar otras alternativas.


Otro desafío importante es el tema de la gente, hay una

población muy relevante de indígenas en la región. La pregunta

es ¿qué va a pasar con estas comunidades? ¿Qué va a pasar

con estas culturas, si desarrollamos la Orinoquia de manera

acelerada? Mucha gente va a llegar, en la Orinoquia se van

a romper esas tradiciones. El reto entonces es saber cómo

introducir esa cantidad de personas que necesitan llegar para

el desarrollo y, al mismo tiempo, se preserve la riqueza cultural

de la región. Eso es un tema complicado.


Ahora bien, obviamente también entra el cambio climático que

nos ha afectado la estacionalidad. Tenemos que empezar a

prever y entender cómo el cambio climático va a afectar a la

Orinoquia y, en particular, la agricultura. La intensidad de los

eventos será mucho más grande, habrá lluvias y sequías más

fuertes, tenemos que estar preparados. Esos son los tres retos

a largo plazo que veo para la Orinoquia: la estacionalidad, la

gente y el cambio climático.


Bueno, usted ya me mencionó las oportunidades y los retos

a largo plazo. Pero, ¿qué le espera a la Orinoquia en el 2019?


Siento que en este momento es muy importante el tema

del proceso de paz. El proceso de paz ha generado una gran

expectativa en muchas personas. Por ello, el año entrante lo que

nosotros tenemos que preguntarnos es ¿cómo vamos nosotros a

poder cumplir con las expectativas que se están generando? Las

personas están diciendo: “¡hombre!, vamos a entrar a una época

donde va a haber presencia del gobierno, va a haber una autoridad,

van a llegar condiciones para poder tener una vida normal”. No sé

si decir "normal"... pero una vida donde puedan tener acceso a

la educación, al mercado y a asistencia técnica, entre otras cosas.

Creo que el año entrante, 2019, va a ser muy importante para

que nosotros podamos darles cumplimiento a esas expectativas

generadas. Ya sea con la ayuda del gobierno, cooperación

internacional, las universidades, entre otros. Tal vez ese es el

tema más importante el año entrante: poder cumplir con las

expectativas que se generaron en el proceso de paz. Ahora, hay

otros desafíos para el año entrante que no sé cómo se van a

llevar, pero tienen que ver con la seguridad jurídica de tierras.

Es un tema muy complejo y del cual hay que estar pendiente.


¿Y la Orinoquia a nivel internacional cómo está? ¿Está

posicionada?


Sí, mucha gente la conoce porque la Orinoquia es una de las

regiones con potencial para hacer agricultura a gran escala. Cabe

resaltar que el expresidente Uribe en sus mandatos organizó un

plan de promover la Orinoquia en Europa y eso es fácil de hacer

porque la riqueza hídrica, biológica y las posibilidades de la región

son reales. Y si usted sabe hacerlo y decirlo bien eso es muy

convincente, muy persuasivo. Esto le dio mucha visibilidad a la

región en Europa; nosotros estuvimos en Italia, España, New York

y otros lados de Estados Unidos y el conocimiento de la Orinoquia

es a veces más completo del que tenemos aquí. Igualmente, no

debemos dejar de lado que los fondos de biocarbono también le

han dado una gran visibilidad internacional a la región.


Pensando en el rol que podrían desempeñar los estudiantes

¿usted por qué cree que el CEO debe articularse con ellos?


Pienso que los estudiantes son la razón de ser de la universidad

-empecemos por ahí-. La universidad existe para los estudiantes y

creo que la formación de éstos es lo que defne el rumbo del país.

Para dónde vamos y para dónde queremos llegar. Para nosotros

es muy estratégico concientizar a los estudiantes sobre esta región;

porque el que se involucre con la Orinoquia, el que la sienta, la

estudie, la mire en este momento, seguramente le quedará una

huellita en su corazón y en 30 años cuando esté trabajando en

el sector público o privado, la palabra Orinoquia va a tener un

signifcado para él. Tal vez algunos de ellos decidan y reconozcan

el potencial, la fragilidad y la importancia de la región para el país y

para el mundo y decidan dedicarle un poco más de atención.


Creería que, porque son el futuro del país y del mundo, lo más im-

portante para nosotros es que les quede la semilla de la Orinoquia

en el corazón. Considero que eso es fundamental. La razón de ser

de la universidad -como lo dije al principio- son los estudiantes y

por eso es que los estudiantes son fundamentales para el CEO.


En ese sentido, ¿por qué es importante crear una revista

estudiantil dedicada a la región?


Cuando un estudiante escribe algo, ve algo, lo escribe a

un lenguaje que a él le gusta, que lo apasiona. Porque los

muchachos de la edad de ustedes se apasionan con las cosas, se

las toman en serio y escriben en serio. Creo que la revista es una

forma de compartir ese entusiasmo, compartir esa visión con

otros muchachos de una forma que sea en el mismo lenguaje

que ustedes hablan. Si lo escribo yo es una cosa diferente que

probablemente no llamaría su atención. Pero, si lo escriben

ustedes para otro de ustedes, la historia es diferente.


¿Qué les diría a los estudiantes que lo están leyendo?

¿Cómo podrían involucrarse con el CEO?


A mí lo que me gusta escuchar es ¿cómo se les ocurre a ustedes

articularse con nosotros? Muéstrenos a nosotros en vez de

esperar que nosotros les digamos cómo, porque a mí no se me

ocurriría cómo decirles. A mí lo que se me ocurre es lo que ya

estoy haciendo; pero, en cambio, ustedes con esa visión, con

ese mundo que hacen tres cosas a la vez cuando nosotros solo

hacemos dos o una, sabrán mejor qué hacer que nosotros. El

secreto está en que se les ocurra qué hacer y lo hagamos. El

CEO es esa plataforma en la que ustedes se paran para hacer

cosas y no es una institución que les dice qué hacer.

Y, además, este mundo es de ustedes. En 30 años, lo que

hagamos hoy es lo que ustedes van a vivir o a sufrir. Y si ustedes

dejan ahora que nosotros, los que estamos tomando decisiones,

lo hagamos a ciegas, los que van a pagar las consecuencias

o recibir los benefcios son ustedes.


Bueno, ya para fnalizar... ¿Tiene algún mensaje para la

revista Llano Adentro?


Estoy muy contento con lo que están haciendo y he aprendido

de su trabajo. Me encanta ese entusiasmo y que empiecen a

darse cuenta de lo importante que es visibilizar la Orinoquia, lo

importante que es comunicar. Yo estoy feliz con eso y estamos

aquí para lo que podamos ayudar.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page