top of page

Sabor a arroz de rosca en rosca

Bloguera: Laura Mora

Fotografía de: Delicias Lala


Según los datos proporcionados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y respaldados por la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz) - Fondo Nacional del Arroz (FNA), la región de los Llanos Orientales se erige como líder en la producción de arroz, medida en hectáreas de cosecha[1]. En esta región, departamentos como el Meta y Casanare se destacan por sus exquisitas muestras gastronómicas elaboradas a partir de este versátil alimento.


Dentro de esta rica tradición culinaria, sobresalen las roscas de arroz, también conocidas como pan de arroz, así como las arepas, los tungos, las tortas de gacho, el masato, las cubas e incluso la mantecada llanera con harina de arroz. La característica fundamental de todas estas delicias gastronómicas es la presencia indeleble de la cuajada, un ingrediente característico de la zona, que complementa de forma extraordinaria las preparaciones a base de arroz. Así que, si hay algo que define las creaciones culinarias a base de arroz, es su inseparable vínculo con la cuajada.


La región de los Llanos Orientales se caracteriza por ofrecer una experiencia gastronómica llena de sabores y aromas a arroz, presentando platos coloridos, exóticos y creativos. En este contexto, nada resulta más emblemático que disfrutar de un buen masato de arroz durante una celebración familiar o un evento cultural. También es común encontrar amasijos como las cubas y la torta de gacho, que, además de tener arroz como ingrediente principal, a menudo se acompañan de otros dulces típicos colombianos, como el bocadillo.


Las preparaciones culinarias de los Llanos Orientales se convierten en recuerdos vivos para quienes las degustan. Visitar esta región es sumergirse en un auténtico banquete de sabores, donde cada plato representa una historia y una tradición. Es un viaje que implica saborear, de una rosca en rosca, el amor y la dedicación de las familias que, día a día, sustentan sus vidas amasando harina de arroz.


El llano no solo evoca el aroma a carne a la llanera, sino también el sabor de un pan de arroz ya sea blandito o tostado. La esencia de esta tierra se encuentra en la arepa de arroz con cuajada y carne asada, chorizo u otras preparaciones cotidianas que puedan acompañarla. El llano sabe a pan de arroz con masato, a cubas con bocadillo, a torta de gacho con limonada. De múltiples y creativas formas, el arroz no solo se cultiva en el vasto llano, sino que se amasa con amor en cada municipio, convirtiéndose en un ingrediente tan versátil como el propio llanero, ofreciendo una preparación ideal para cada momento del día o cada celebración familiar.




78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page