top of page

Támara: un municipio con olor a café y ganas de reconstruirse después del conflicto armado

Yazmín Alejandra Garzón Caballero. 1

Támara es un rinconcito de Casanare que ha sabido reconstruirse luego de una

época muy violenta, pero todavía exige una mirada de reconocimiento. Es que,

de este municipio es fácil enamorarse con todos los sentidos. Mas hace falta

verlo de frente para conocer el amor a primera vista, porque posee una riqueza

natural impresionante y gente que lucha por volver a hacer de este lugar un

referente en el departamento.


Dicen que el amor entra por los ojos. Que es fácil dejarse encantar por la belleza de lo que

uno observa y la manera en que se nubla la razón cuando eso pasa. Pero cuando se visita

Támara ocurre algo distinto. Al conocer ese lugar “perdido” en medio de los cerros

orientales, a diferencia de otros municipios, uno no se enamora con la vista, uno se embelesa

con el olfato y se encanta con todos los sentidos. Es culpa de ese olor a café recién tostado el

que seduce a cualquiera que tenga la fortuna de poder sentirlo. Es, en resumen, esa magia

invisible la que lo invita a uno a adentrarse en una pintura inmensa de montañas verdes y

azules que esconden la historia del municipio más antiguo de Casanare.


El municipio de Támara, Casanare, está ubicado sobre la Cordillera Oriental de los

Andes a 1.156 metros sobre el nivel del mar y desde esa altura, ha resguardado más de 391

años de historia desde su fundación realizada por el padre José Dadey Pey en 1628 2 . Támara, desde sus primeros días, se estableció como una población guiada por la religión católica y las instituciones coloniales. Por esta misma razón, fue cuna de los primeros entes de control dentro del departamento, en este lugar se establecieron las primeras curias, juzgados, notarías y registros públicos de la región.


Es válido decir, por estas razones, que Támara se ha sabido establecer históricamente

como un modelo de desarrollo ejemplar para otros municipios de Colombia. Sin embargo,

debido a diversos problemas sociales, que se explicarán más adelante, no ha tenido el


 

1 Estudiante de Literatura y de la opción en Periodismo de la Universidad de los Andes.

Oriunda de Támara, Casanare. Contacto: ya.garzón@uniandes.edu.co

2 Botero, J. N. (s.f.). Támara, su historia reciente. Recuperado de


 

reconocimiento que se merece. Por eso, el propósito de este artículo es hacer un pequeño

recorrido por los hitos más considerables de este municipio e invitarlo a usted, estimado

lector, que se ponga cómodo, ojalá con una taza de Café Támareño y me acompañe a explorar

este rinconcito de Colombia. De seguro queda tan enamorado como yo y se anima a visitar

(¡ojalá!) las calles empedradas que adornan este patrimonio arquitectónico aún no declarado

en Casanare.


Para comenzar, es conveniente recordar cómo fue que Támara empezó a organizarse

gracias al poder erigido por la religión católica dentro del municipio. Este municipio fue el

hogar de dos de los colegios más prominentes de Casanare. En primer lugar, el Colegio de las

Hermanas de la Presentación con 500 estudiantes internas y 35 monjas a cargo y, por otro

lado, el Seminario Menor San José con 500 estudiantes internos y 23 sacerdotes en su mando.



Esta última institución cabe ser resaltada porque hasta inicios de este siglo fue reconocida por ser el mayor referente en cuanto a educación eclesiástica en el departamento.

Ahora bien, Támara no solo es significativa en cuanto a su biografía histórica, pues si

se hace un recuento más reciente de sus logros como municipio es evidente la cantidad de

contradicciones que existen al saber que no es un lugar muy reconocido en Colombia. A

partir del boom petrolero ocurrido en Casanare en los años 70 y 80, muchas de las economías internas de los municipios cambiaron drásticamente: pasaron de ser municipios sostenidos por el sector agrícola a la dependencia con la explotación de hidrocarburos.

No obstante, Támara fue la excepción a esa regla y supo resistir a este fenómeno

gracias a las acciones de algunos de sus pobladores más ilustres. Este municipio fue el primer

lugar en Casanare que estableció una comunicación directa con una Federación agrícola

nacional y en 1971 3 fue fundada la primera Cooperativa agrícola de Casanare: la Cooperativa

de caficultores de Támara. A su vez, Támara ha sido el único municipio en la región que ha

contado con su propio sistema de divisas y sistema de comercio interno, vigente por 30 años.

Ahora, para hablar con más propiedad de la historia de los últimos 40 años de

Támara, es necesario mencionar un nombre importante: el de Jorge González. Este personaje fue un líder social que dejó tras de sí una carrera de innumerables logros y, además de ser una figura política reconocida en el departamento, fue un promotor clave de lo que es este municipio hoy día. Desde las palabras de su viuda esposa, Elviatina Montoya, Jorge González fue “un soñador que amó Támara” hasta el día en que el conflicto armado decidió silenciar su voz. Con la figura de Jorge González sobrevinieron muchos cambios en un momento de una


 

3 Cooperativa de Caficultores de Támara Casanare, (s.f.). Recuperado 14 junio, 2019,

Tomado de http://www.cafetamara.org/historia.html


 

coyuntura política complicada para el departamento. Era la época en que las economías

locales debían tomar una decisión: acogerse a una economía basada en los hidrocarburos o

ingeniarse un modo en que la agricultura pudiera florecer sobre esa nueva opción casi que

irresistible.


Por fortuna y gracias a una suma de esfuerzos liderados por Jorge González y otros

grandes locales, el municipio decidió apostarle a reforzar el sector agrícola y lo logró de una

manera bastante memorable. En 1971 se institucionalizó la Cooperativa de caficultores de

Támara y con esta acción nació la necesidad de crear un sistema de comercio interno.

Elviatina Montoya lo recuerda como una idea nacida en una noche de desvelo y angustia

ocasionada por las dificultades geográficas que se ponían en contra del mantenimiento de esta cooperativa. Támara hasta la época no contaba con un sistema vial óptimo para el ingreso al municipio, lo que dificultaba bastante el intercambio comercial, pues no solo había

complicaciones para obtener ciertos artículos, sino también para conseguir la moneda

necesaria para establecer cualquier tipo de negocio. Por esta razón, luego de una gestión

ardua realizada con el Banco de la República, se firmó la primera serie de billetes conocidos

como la “Moneda Támareña” en el mismo año que se fundó la Cooperativa agrícola de los

caficultores.



La población local recibió este sistema económico con gran entusiasmo y significó

una oportunidad de crecimiento y desarrollo que se aprovechó durante los 30 años de

vigencia de esta moneda. Se establecieron distintos convenios con las empresas de transporte

y con la tradicional Caja Agraria del momento que permitía hacer un intercambio de divisas

con los municipios aledaños donde no tenía circulación el billete Támareño. A su vez, la

denominación de estos billetes no contaba con la terminación en miles puesto que el primer

acuerdo con el Banco de la República fue previo al que se conoce en la actualidad y este tuvo

vigencia solo después de los años 80. En suma, la moneda Támareña no solo es un recuerdo

romántico de una de las épocas de mayor desarrollo del municipio, sino también una

demostración de la resistencia popular frente a otros tipos de economías imperantes.

El año 2001 fue una época de crisis para el municipio, que desde su fundación fue

ejemplo para los demás poblados del departamento. Desde el agravamiento del conflicto

armado del municipio durante la década de los 80, Támara sufrió un paulatino azote de la

violencia 4 que terminaría desembocando en el asesinato de Jorge González. Luego de este

episodio, la circulación de la moneda propia terminaría decayendo y la dirección de la


 

4 Redacción El tiempo. (1995, 19 febrero). La guerrilla se tomó Támara, en Casanare. El


 

Cooperativa de caficultores entraría en un período de grandes cambios. A principios de este

siglo, Támara perdió el renombre de municipio ilustre y fue relegado a las etiquetas del

conflicto armado y las “zonas rojas”.


No obstante, a pesar de estos antecedentes, como lo afirma Elviatina Montoya, es

desde la reflexión sobre la violencia de donde se origina la necesidad de volver a construir un

municipio que ha representado tanto para Casanare, pero no ha llegado a reconocerse

realmente. Támara sigue siendo un municipio independiente de la explotación de los

hidrocarburos, a tal punto que también es un referente nacional en cuanto a consultas

populares en contra de la explotación petrolera. Por ejemplo, vale recordar la manifestación

victoriosa en 2016 5 ; sin embargo, ya no podría apostarle a la reactivación de su propio

sistema económico. Con el avance de la tecnología, sería difícil mantener una moneda

independiente que no pueda ser corruptible con sencillez. Ahora bien, apostarle al turismo

también es una respuesta hoy.



Támara es un rinconcito de Casanare que ha sabido reconstruirse luego de una época

muy violenta, pero todavía exige una mirada de reconocimiento. De este municipio, como

dije al principio del artículo, es fácil enamorarse con todos los sentidos, pero hace falta verlo

de frente para conocer el amor a primera vista. Támara cuenta con una riqueza natural

impresionante, paisajes inolvidables, un clima delicioso y mucha gente que lucha por volver a

hacer de este lugar un referente en el departamento.


Por eso y otras cosas que ya he dicho aquí, mi última invitación es que lea estas

últimas palabras y me prometa luego que algún día va a visitar ese lugar que de seguro le

calienta el alma: “A Támara le hace falta de todo luego de un período tan violento y el olvido

colectivo de lo que ha sido históricamente este municipio. Sin embargo, cuando recordamos

que acá tenemos tres pisos térmicos, una economía independiente del petróleo y las ganas de

convertir a este lugar en el próximo Eje cafetero de Colombia, se sabe que hay esperanza” *.


 

*Este artículo fue realizado con base en una entrevista realizada a Elviatina Montoya,

lideresa de Támara Casanare y viuda de Jorge González, personaje mencionado en este

artículo.


5 Redacción Prensa libre Casanare. (2016, 29 febrero). Támara rechaza proyecto de

exploración petrolera anunciado por la compañía Equión. Prensa libre Casanare. Recuperado


 

Perfil: Estudiante del pregrado en Literatura con estudios complementarios en el área de

periodismo y la escritura creativa de la Universidad de los Andes. Creció en el municipio de

Támara Casanare. Correo: ya.garzon@uniandes.edu.co


Descripción de imágenes:

Fig. 1: Atardecer histórico/ Ubicación: Final del párrafo 3.

En esta imagen se puede observar un atardecer desde el parque principal del municipio. Esta

fotografía, al mismo tiempo, intenta capturar el valor histórico que encierra Támara desde sus esculturas, por ejemplo.


Fig. 2: Cooperativa de Caficultores/ Ubicación: Comienzo del párrafo 7.

En esta foto se puede observar las calles empedradas que conducen a la Cooperativa de

caficultores, principal motor de la economía Támareña, y órgano que mantiene alejado al

municipio de la explotación petrolera.


Fig. 3: Billete Támareño/ Ubicación: Final del párrafo 9.

Esta imagen corresponde a los billetes Támareños que, aunque actualmente no tienen una

circulación legal vigente, se ofrecen como souvenir para narrar su misma historia a los

turistas.


Fig. 4: Retrato de Elviatina Montoya/Ubicación: Párrafo 11.

Es una lideresa Támareña que además de trabajar actualmente por el turismo en Támara,

conoce de primera mano el recorrido histórico que se narra en este artículo. También fue

esposa de Jorge González, personaje del que se hace constante mención en el texto.


Fig. 5: Panorámica de Támara Casanare en dirección al cerro de Santa Bárbara/ Ubicación:

Párrafo 12.


Esta es la locación que mejor retrata al municipio desde la distancia, porque en una sola

imagen se puede observar el centro del poblado y al mismo tiempo, la belleza natural que lo

rodea.


Nota: Todas las fotos son de mi autoría.

1081 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page